Llaman a la puerta


Si el pasado te llama a tu puerta, ignóralo créeme, no tiene nada nuevo que ofrecerte. La ignorancia (del verbo “ignorar”, del latín ignorare -“no saber”-, derivado negativo de la raíz gnō- de (g)noscere -“saber”) suele entenderse de forma general como falta de conocimiento acerca de un asunto determinado.

puerta

Compartelo!Tweet about this on TwitterShare on TumblrPin on PinterestShare on Google+Share on Facebook